La Dulce Venganza

Estás en lo mejor de la siesta (por poner un ejemplo) y suena el teléfono, haces como que no oyes; el timbre insiste, ¿será algo importante, urgente, de la familia, el trabajo?. Por fin aún adormilado contestas y es cuando llega la decepción y el enojo, otra “che” compañía tratando de vacunarte con algo… 

Y si pudiéramos vengarnos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: